viernes, 6 de noviembre de 2009

Una interesante cita que lleva a la reflexión.

"Si un doctor, un abogado o un dentista tuviera a treinta personas o más en su oficina, a la vez, todas con diferentes necesidades y algunas que no quieren estar allí y el doctor, abogado o dentista, sin ayuda, tuviera que tratarlos a todos con excelencia profesional durante diez meses, entonces podrían tener una idea de lo que es el trabajo docente en el aula".

(Kathy A. Megyeri. "Chocolate Caliente para el Alma de los Maestros").

6 comentarios:

camachuelotrompetero dijo...

Jejejeje, qué buen símil. Me lo apunto.

ciudadano mane dijo...

muy muy bueno

Adelaida Ortega Ruiz dijo...

Hombre, al dentista por lo general tampoco se va con muchas ganas, pero cuando vas no lo haces con la idea latente y continua de... "como se pase un pelo lo denuncio", "este no es más que yo", "como me toque un pelo mis derechos vienen mis padres y se lo comen"...

Hoy día el trato con los menores se ha vuelto muy complicado (y no creas que sólo en los colegios, porque en casa también).

¿Quién o qué tiene la culpa de esto?
Ufffff! eso daría para hablar mucho.

Un saludo.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Tremendo...

martinake dijo...

Teníais que estar criando pavos!

jojo dijo...

....................................................................................................