miércoles, 17 de diciembre de 2008

I Open Internacional Ciudad de Córdoba de natación adaptada en piscina corta



Este fin de semana estuve en una competición de natación adaptada en la piscina cubierta de Lepanto organizada por el club de natación Fidias, al que pertenece mi hermano Víctor. Contó con la presencia de medallistas paralímpicos
y habría que estar allí para verlo, es indescriptible el afán de superación de estos deportistas desde el más jóven apenas con cuatro o cinco años hasta los mayores con todo tipo de discapacidades: síndrome de Down, parálisis cerebral, amputación de miembros inferiores y/o superiores, parapléjicos, etc., consiguiendo para mí marcas asombrosas que ni yo mismo podría conseguir. Y también hubo presencia de políticos locales (Rosa Candelario de Izquierda Unida y Ricardo Rojas del Partido Popular), tal como llegaron, hicieron su discurso y la foto correspondiente y se fueron. Ni se pararon a ver la competición ni interés que tenían, el discurso de Ricardo Rojas fue penoso: alzó la voz y arengó a las masas poniendo el grito en el cielo a favor de los "minusválidos" termino anacrónico y para mí casi despectivo o al menos infravalorador de las personas discapacitadas, primero personas y luego, no hay porqué negarlo discapacitadas. Eso sí ambos, Candelario y Rojas, hicieron guiños y referencias laudatorias a los padres, madres y familiares y esto ya lo pongo yo: que son las que los votan, que es lo que a ellos realmente le importa. Mientras en la misma piscina a lo largo de ese mismo día, sucedieron dos detalles para mí escandalosos: 1) una madre en silla de ruedas desde el graderío de arriba apenas pudo ver nadar a su hijo, también discapacitado; la razón es que las gradas no están adaptadas y estaba demasiado lejos de la piscina para poder verla bien. 2) Un chaval de unos catorce años parapléjico y con parálisis cerebral que también era espectador y al que imagino le hacía bastante ilusión ver la competición, tampoco podía verla por la misma razón. Al final por iniciativa e insistencia de sus padres pudo hacer que lo bajaran a la piscina pero tuvo que estar la mayoría del tiempo sólo sin sus padres. Por cierto el padre de ese chaval ha denunciado ayer mismo en los medios de comunicación la desantención educativa que tiene su hijo en el instituto al que asiste (ver la noticia aquí y aquí).

Y mientras en el día a día, este gobierno municipal (IU+PSOE y los anteriores IU en solitario, PP en solitario, IU+PSOE e IU en solitario desde la llegada de la democracia) incumple a diario la legislación sobre eliminación de barreras arquitectónicas. La accesibilidad para personas de movilidad reducida y/o en silla de ruedas en muchos edificios oficiales del Ayuntamiento, empezando por su propia sede central son inaccesibles por falta de rampas, esto quiere decir que para un usuario de silla de ruedas autónomo como mi hermano Víctor de 24 años es imposible poner por sí mismo una reclamación, queja o denuncia. Otros ejemplos con deficiente o nula accesibilidad son Centros Cívicos como el del Barrio del Parque Cruz Conde, el Alcázar de los Reyes Cristianos donde se realizan bodas civiles (como las de mis dos hermanos, y entonces no te queda otra que coger a pulso a tu hermano para subirlo a que vea la boda de su propio hermano o hermana, como me ha ocurrido a mí), bibliotecas como la de Pública Estatal junto al Seminario y al propio Alcázar (no dependiente del Ayuntamiento pero en el que dicho organismo tiene que hacer cumplir la accesibilidad, según la Ley 15/1995, de 30 de mayo, sobre límites del dominio sobre inmuebles para eliminar barreras arquitectónicas a las personas con discapacidad, o el Decreto 72/1992, de 5 de mayo, por el que se aprueban las normas técnicas para la accesibilidad y la eliminación de barreras arquitectónicas, urbanísticas y en el transporte en Andalucía.
También es deficiente la señalización de calles, letreros y acerado para otros discapacitados como ciegos y personas con discapacidad visual y sordos, así como su acceso a la información y la cultura en bibliotecas, oficinas y teatros municipales. También es muy lenta la financiación de partidas económicas para la mejora y ampliación de acerados y aparcamientos (por ejemplo en el de la piscina cubierta de Lepanto que está en un estado deplorable al ser de terrizo y hay charcos constantemente), eliminación de barreras arquitectónicas a través de rebajes de esquinas e instalación de bolardos o pivotes que impidan el aparcamiento indiscriminado sobre las aceras que impiden el paso de personas en silla de ruedas, y un largo etc. Los familiares de personas en sillas de ruedas sufrimos en primera persona este tipo de "agresiones" de las que nadie parece darse cuenta y agradeceríamos enormemente que la gente no aparcara en las aceras, en las esquinas o en los reservados a discapacitados señalizados como tal. Y en la mayoría de las ciudades españoles es igual, ved el informe de la Fundación Eroski.



Y la gente hablando del zapato que le tiraron a Bush...

Para poner un rayo de esperanza, hay un catedrático de arquitectura de universidad en Barcelona, que va en silla de ruedas y enseña a diario a su alumn@s, futuros arquitectos, que se pueden realizar edificios e infraestructuras funcionales, accesibles y estéticos. Su interesante página web es Rovira Beleta.

1 comentario:

ciudadano mane dijo...

muy vergonzoso y muy cierto todo lo que comentas.