jueves, 28 de agosto de 2008

Visita a Medina Azahara


Foto propia: Capitel de avispero en Medina Azahara.

Ayer por la mañana fuí con unos amigos al yacimiento arqueológico de Medina Azahara, a pocos kilómetros de Córdoba, un palacio omeya que el califa Abderramán III dedicó a una de sus favoritas llamada Azahara. Este palacio, una de las joyas del arte hispanomusulmán fué destruído menos de cien años después de haberse construído. A principios del siglo pasado se reconstruyó en parte, superponiendo las piezas destruídas o caídas como si fuera un gigantesco puzzle. Si queréis ver más fotos sobre Medina Azahara pinchad aquí y para saber más sobre este yacimiento aquí. En el siguiente enlace también un interesante vídeo explicativo del monumento.

4 comentarios:

Elena dijo...

Es uno de esos lugares razonablemente cercanos que aún tengo pendiente. Tengo ganas de ir desde que la profe de Historia de 3º de BUP nos contó lo flipado que se quedó un rey Castellano en su visita a Abderramán (siento no recordar si I, II o III) a Medina Azahara. Le fascinó, sobre todo, una columna llena completamnte de mercurio que giraba y giraba.

Años depués alguien me dijo que no era una columna, sino una especie de pequeña piscina... Así que sospeché que fuera un dato más mítico que histórico. En fin...Pero hermoso, en cualquier caso.

camachuelotrompetero dijo...

¡Qué granuja! Seguro que estaba bien hasta que tú llegaste.
Yo me pasaré a visitarla cuando amaine un poco la calor.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Que grande es nuestra historia, y todavía hay tonto del culo que la ignoran (sobre todo la que les interesa)
Saludos gran hombre!

Kuki13 dijo...

Estoy de acuerdo con Hiperion, la cantidad de sitios preciosos que tenemos en España, y la gente se mata por decir que ha pasado las vacaciones en cualquier lugar ajeno a nuestra cultura, luego pasa lo que pasa...que les hablas de cosas de aqui y te dicen ups...no se pero fui de vacaciones al caribe este año...jajaja, amigos, mejor conocer nuestras raices antes de intentar aprender las ajenas, por muy bonito que nos quede en el curriculum vacacional. Un saludo.