jueves, 22 de noviembre de 2007

Muere Fernando Fernán Gómez

Hace unos días, creo que fue el lunes por la noche, aburrido de la programación televisiva, me puse una peli en vídeo, "Todo sobre mi madre", que no veía casi desde su estreno, Fernando Fernán Gómez aparecía brevemente como un padre demente pero tranquilo. El martes o miércoles por la mañana mientras escuchaba la radio oí que había sido ingresado en un hospital madrileño y me preocupé un poco, por su avanzada edad y por la posibilidad de su desaparación física, que hoy se ha confirmado. A pesar de su aparencia de huraño y cascarrabias, fue un actor y director presente en cientos de películas propias o ajenas, un rostro conocido para varias generaciones de espectadores e imprescindible dentro del panorama del cine español, cosa que no todo el mundo puede decir (¿qué habría sido del cine español de los últimos cuarenta años sin la talla, la voz grave y el rostro narigudo y pelirrojo de Fernán Gómez?). De todos sus trabajos (que es casi imposible visionar en su totalidad por su elevado número, más de 200 como actor y 30 como director, salvo que uno se dedique en exclusividad a ello) a mí me gustan sobre todo "Vida en sombras", "El rey pasmado", "El espíritu de la colmena", "Ana y los lobos" o de las últimas la de Almodóvar que he citado o "En la ciudad sin límites", por sólo citar unas pocas y de entre las que dirigió, las casi olvidadas "Mi hija Hildegart" (un análisis del comportamiento humano, de la educación maternal llevada al extremo y del pensamiento feminista español) o "El extraño viaje" (la vida en la España profunda a través de un extraño suceso), o la más conocida "El viaje a ninguna parte", que habla de la vida errante de los cómicos como nadie hasta entonces lo había hecho. Ha sido un todoterreno, un verdadero profesional dedicado plenamente a su gran pasión y que transmitía en todos sus trabajos destacando como buen actor incluso en películas de calidad no demasiado buena: un verdadero corredor de fondo. Todo mi respeto para él, en este "extraño viaje que a lo mejor no le lleva a ninguna parte".

1 comentario:

camachuelotrompetero dijo...

Todo un artista, no solo actor y director, también escritor. Me encanta su obra teatral "Las bicicletas son para el verano", llevada con gran maestría al cine por Jaime Chávarri.
Habitualmente, mi mula la tengo trabajando todos los días y los encargos que le hago los agrupo por directores. Por casualidades del destino, uno de los que ahora estoy completando su filmografía es Fernando Fernán Gómez.
Descanse en paz y seguiremos recordando su obra quienes tenemos un poco de sensibilidad por la cultura. Para el resto de la gente, como bien dice mamone en su futura viñeta coloquial, siempre será ese hombre que dijo "¡Váyase usted a la mierda!".