lunes, 23 de julio de 2012

Ciudadano Indignado

Harto ya de escuchar la palabra crisis y recorte, lo que más me indigna es la mínima capacidad de escucha y de rectificación por parte de nuestros representantes públicos, sean éstos parlamentarios nacionales o autonómicos, concejales o altos cargos autonómicos y/o nacionales. Con dignas y honrosas excepciones, cada vez más escasas y recalcando muchísimo la palabra "honrosas", no hay un discurso político coherente y autocrítico por parte de los políticos españoles. Es frustrante comprobar para los que realmente tenemos profundas convicciones democráticas y pensamos que el populismo y los planteamientos fuera del sistema y extremistas no son la solución, que el riesgo de decepción por parte de los ciudadanos con respecto a sus supuestos representantes políticos es una brecha enorme y mayor cada vez, lo cual puede anticipar una fractura o herida difícil de curar. Desde la llamada "izquierda" el panorama no es muy alentador: la óptica suele ser de partido o de sindicato no desde el punto de vista del ciudadano, así el PSOE tras un resultado desastroso en las últimas elecciones generales, hace sus lecturas siempre en clave electoral (recuperar el voto perdido, afianzar a su "nuevo" líder Rubalcaba (todo un maquiavélico y camaleónico prestidigitador que es un superviviente nato), luchas de poder internas, y un largo etcétera de intereses alejados del ciudadano medio, con la frustante sensación de que un partido socialista y obrero no es ni siquiera socialdemócrata sino más bien pseudo-liberal en lo económico al asumir los dictados neoliberales de la Comisión Europea y de la Unión Europea, agarrándose últimamente al "salvavidas" Hollande como antes lo hicieron con Obama: patético. IU, partido desunido que vive de las rentas al recoger en parte el descontento popular del votante de izquierdas, sin referentes ni líderes claros y que manifiesta y activamente quiere recoger la movilización popular del movimiento 15 M/Indignados con la sana incorporación del congresista Alberto Garzón, brillante político pero que para mí no es suficiente. Lo demuestra el hecho de haber entrado en el gobierno de Extremadura en coalición con el PP o que las cosas en Andalucía hayan cambiado tan poco desde el nuevo gobierno de coalición con el PSOE, el resultado es que en ambos casos las políticas autonómicas siguen siendo las mismas, es decir su capacidad de cambio cuando acceden al gobierno es nula. A mi entender la única alternativa seria y razonable, sería una coalición PSOE-IU un barrido de sus anteriores dirigentes y la creación de un plan político coherente y realmente de izquierdas, que plantara cara a los conservadores y especuladores, que cerrara las puertas a los corruptos internos, que se olvidara de esperar a estar en el gobierno y que, desde ya, ofreciera continuas alternativas al modelo socioeconómico neoliberal imperante para que los ciudadanos vieran opciones reales de decisión política en un país cuyas fracturas sociales son cada vez más grandes: aumento del número de desempleados, recortes en Educación y Sanidad públicas, poder cada vez mayor de los especuladores financieros... Los llamados sindicatos de clase como UGT y CCOO, en mi opinión claramente en declive, poco o nada hicieron cuando Zapatero estaba en el poder y seguía políticas neoliberales al final de su segunda legislatura. Y aunque ahora están empezando a reaccionar, su capacidad de movilización y de fuerza no es ni eficaz ni poderosa.

Se podría decir que hay algunos pero evidentes signos de esperanza: sobre todo una movilización social cada vez mayor que no tiene ya porqué encauzarse a través de los sindicatos tradicionales nacionales pero dicha movilización es siempre puntual y no cohesionada. Ventaja: es más plural, abierta, asamblearia y de base. Desventaja: cae a veces en la contradicción de o no ser efectiva o no ser coherente o no ser permanente. Para mí el movimiento 15M/Indignados tiene todas estas características. Aparte de que al querer alejarse de movimientos sociales o grupos anteriores, con cuyos casos tienen evidentes paralelismos, hacen gala de una indefinición ideológica frente a los partidos políticos que es falsa a mi entender, ¿por qué no reconocer abiertamente que son de izquierdas ya que desean un cambio en el modelo social y económico? ¿por que no encauzarse sino como un partido político como un movimiento social permanente?

Otra cuestión fundamental es preguntarse ¿es suficiente todo esto? Yo creo sinceramente que no. Hace falta una real y profunda renovación del sistema político, económico y social en nuestro país. Más allá del riesgo de intervención de nuestra economía, que en las últimas semanas y días parece inminente, más allá del partido que esté en el gobierno, de los recortes y medidas neoliberales del presente o anterior gobierno, lo que falta en España es una renovación de los privilegios de los políticos, el cambio en el sistema de listas cerradas en los partidos políticos, un mayor y más eficaz control de la corrupción política, un recorte en los privilegios económicos que tienen los políticos y banqueros en nuestro país, un mayor control de las grandes multinacionales a través de mecanismos a nivel local, autonómico, nacional y europeo. A nivel judicial la creación o puesta en práctica de un control de la corrupción y los desmanes urbanísticos y medioambientales. Y todo eso podría conseguirse a través de un gran partido nacional (UPyD juega esa baza, pero yo soy muy escéptico a ese respecto), y sobre todo de una clase política que no busque única y exclusivamente su propio beneficio, en definitiva una regeneración democrática de nuestro país. Y para llegar a eso aún queda mucho tiempo, tal vez nunca se produzca y nuestro país, aunque salga de la crisis económica, nunca saldrá de la otra crisis que es aún peor: la ética y social, que sin cambio en el sistema productivo nunca se logrará.
Por poner un ejemplo de hasta dónde llega la poca vergüenza de nuestros políticos, os dejo el siguiente vídeo donde un parlamentario autonómico de UPyD es insultado por decir la verdad:

2 comentarios:

Ka dijo...

uuuuuuff... me pondría a ver el vídeo pero NO QUIERO CABREARME MÁS. Hace unos meses, me dio por ver el debate sobre la nación y creí que me daba un infarto de la mala leche que se me puso, me pareció una falta de respeto total y de ética personal lo que vi a hacer a los diputados del congreso: no se escuchaban, hacían corrillos por los pasillos y no prestaban atención a quien en ese momento estaba disertando, los peperos se pasaban por el forro lo que escuchaban y, cuando les tocó dar explicaciones, salió un gilipollas en defensa de la ministra de sanidad dando un discurso que parecía el que dan a sus acólitos en sus meetings... ¡En fin! que al final apagué la tele y me obligué a respirar hondo.
Sí que es cierto que el trasfondo de los problemas que tiene España va más allá de la situación económica, lo que a estas alturas no sé es cómo se puede solventar por más presión social que se haga dado que son ELLOS los que tienen el poder para hacer los cambios pero NO QUIEREN HACER LOS CAMBIOS PORQUE NO LES CONVIENE, y creo que los de UPyD son de los pocos que están dando la cara y exigiendo una transformación en este sentido pero a los que, por supuesto, no conviene prestar atención.

Óscar dijo...

Bueno el vídeo es básicamente un parlamentario autónomico de UPyD en la Asamblea de Madrid denunciando con nombres y apellidos a parlamentarios que reciben un doble sueldo por ser además concejales y lo primero que hacen es subirse el sueldo en el contexto de crisis en el que nos encontramos. Ciertamente es difícil que cambien las cosas si los propios políticos tienen que votar o decidir autocontroles en sus actividades. Realmente el problema o lo resolvemos otros o no se resuelve nunca. Gracias por tu comentario y reflexión.