sábado, 18 de julio de 2009

Crónicas birmanas, cómic de Guy Delisle



Hace unos días me compré este cómic y ya lo he leído. Publicado por la siempre interesante editorial Astiberri, lo comento porque es absolutamente recomendable. Su autor, el franco-canadiense Guy Delisle, se ha convertido para mí en los últimos años en uno de los creadores más interesantes del panorama internacional. En sus trabajos, que podrían calificarse de cómics-crónica, entre los que se encuentran "Pyongyang", "Shenzhen" y la que nos ocupa, "Crónicas birmanas", analiza la vida cotidiana de varios países (Corea del Norte, China o Birmania/Myanmar) desde el punto de vista de un extranjero que vive allí durante al menos varios meses por cuestiones de trabajo o familiares, alejada normalmente de visiones reduccionistas propias del turista que visita países exóticos. Tenemos aquí a un Guy Delise ahora con pareja y bebé, menos solitario y amargado que en anteriores trabajos pero que sigue teniendo esa mirada irónica e incluso satírica y a veces ácida que a través de los detalles y la fina observación analiza y entiende mejor la idiosincrasia de un país que cualquier escritor o periodista de fama y alto ego desgraciadamente tan presentes en los medios de comunicación actuales. Es ese anonimato y modestia la mejor plataforma desde la que se puede observar la realidad, aquí vemos la crónica de todo un año en uno de los países calificados como "puestos avanzados de la tiranía" por el ex-presidente estadounidense George W. Bush y una de las dictaduras militares más largas que aún perviven en el planeta. Así lo vemos acompañando a su bebé y a su pareja, que ejerce de doctora de Médicos Sin Fronteras que viaja al país para ejercer su labor humanitaria, no exenta de paradojas y contradicciones como bien observa y señala Delisle en su obra, como un excelente "amo de casa" que se empeña en convencer a los que va conociendo, sobre todo a vecinos y a las mujeres de diplomáticos y hombres de negocios con los que se encuentra, que su PROFESIÓN y no su afición es realmente dibujante de cómics, trabajo que realiza pese a las dificultades del clima del país, donde a veces encontrar tinta china es casi una odisea..., vemos cómo va conociendo la realidad más oscura del país: burocracia, censura, pobreza, falta de infraestructuras, represión política (como a la activista pro-Derechos Humanos y premio Nobel Aung San Suu Kyi, un personaje ausente y presente en la mayor parte del libro), así como la variedad social, étnica, política y religiosa del país, haciendo de profesor de animación a un reducido grupo de birmanos, llegando incluso a intentar realizar meditación budista en un templo, casi al final del libro, en uno de los episodios más interesantes de esta magnífica obra. A través de un dibujo y una manera de entender las viñetas muy descriptiva e interesante, sobre todo en sus excelentes minicrónicas de sus visitas a sitios turísticos, consigue realizar una crónica excelente de su estancia en aquel bello y a veces no tan exótico país del Sudeste asiático.

4 comentarios:

camachuelotrompetero dijo...

Va bene, va bene. Lo publicaremos en la revista perruna y será un drama no contar contigo en la cata cervecera.

ciudadano mane dijo...

dispongo de los dos tomos anteriores, y no creo que tarde en hacerme con este nuevo volumen del señor "De la Isla" (como Camarón).

Ciertamente acertados en su planteamiento, con un dibujo sencillo y sosegado, a la par que efectivo, estos cómics son un referente para aquel que quiera conocer la cara menos turística de algunos de los páises mas polémicos.

elhombreimposible dijo...

Señor Bambino, hacía tiempo que no visitaba tu blog, pero veo que sigues musiquero. Te paso un enlace de un blog que seguro que te interesa:
Grabaciones escondicas

Óscar dijo...

Gracias señor Imposible. Muy buen blog musical, lo añado a favoritos de musicassette.