martes, 20 de enero de 2009

Obama y el sueño de Martin Luther King




El periodismo hoy día se deja llevar por la euforia a la hora de calificar acontecimientos como "históricos", es un adjetivo que se utiliza demasiado alegremente fuera y dentro de nuestro país por la prensa, se entiende que hay que vender noticias y a veces se "inflan" o sobrevaloran hechos y acontecimientos que luego se olvidan. Sin embargo, no creo que sea el caso de la jura del cargo del 44º presidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama, que se ha producido hace pocas horas. No es anecdótico que sea el primer presidente negro no sólo de Estados Unidos, sino de un país desarrollado. Creo que hasta hoy ningún negro en el mundo había tenido el poder de decisión que a partir de ahora tiene este hombre, y si pensamos que no hace mucho (en términos históricos), en 1963, Martin Luther King hablaba en su famoso discurso en Washington, que "el negro todavía languidece en las esquinas de la sociedad estadounidense y se encuentra desterrado en su propia tierra". Quizás hoy, al ser proclamado Barack Obama, la última barrera para los negros en Estados Unidos haya caído y que se haya cumplido el sueño de Luther King:

Sueño que un día esta nación se levantará y vivirá el verdadero significado de su credo: "Afirmamos que estas verdades son evidentes: que todos los hombres son creados iguales".



Para leer el discurso completo de Martin Luther King pinchad aquí.

Sin embargo, todavía queda mucho por hacer, aparte de afrontar la crisis económica mundial, producto de la especulación, no de la clase trabajadora y los ahorradores, acabar con el supuesto enfrentamiento "Islam/Occidente", y sobre todo, acabar con las injusticias y la pobreza de miles de estadounidenses, muchos negros, que no tienen acceso a la sanidad y a las pensiones en el país más rico del mundo. Grandes retos para un gran hombre, esperemos que no nos decepcione. No siempre se debe confiar en una sola persona, pero no es menos cierto que la historia las hacen individuos, y Obama parece que puede conseguir cambiar, para bien, la historia de su país, e indirectamente, gran parte del mundo. Por lo pronto su discurso conciliador, ambicioso frente a las dificultades e ilusionante es un buen comienzo. Una de las partes que más me han gustado es la siguiente:

"Sabemos que nuestro legado es una fuerza, no una debilidad. Somos una comunidad: musulmanes, católicos, no creyentes... Pero los viejos odios deben quedar atrás. Al mundo musulmán le decimos que buscamos un acercamiento basado en el respeto mútuo".

Desde antes de 2001 no había escuchado una frase tan simple, lógica y coherente de ningún líder mundial dentro y fuera de los Estados Unidos.

4 comentarios:

camachuelotrompetero dijo...

Cierto, es un acontecimiento histórico. Pero a mí, particularmente, lo que más me ha hecho disfrutar ha sido ver a Bush subirse en el helicóptero que se lo llevaba de la Casa Blanca para siempre.

virginia dijo...

... lo unico que en falta... la deportiva

La sonrisa de Hiperión dijo...

Creo que se os olcida que todos los presidentes americanos acaban tirando bombas...
Saludos!

BiCiClo dijo...

Pues eso, que nos dure la ilusión. Y es verdad que sus primeras medidas están resultando "ilusionanates" para mucha gente:
- Ha decretado el cierre de Guantánamo y de otras más de 100 cárceles secretas que la CIA tiene repartidas por todo el mundo.
- Ha prohibido expresamente el empleo de la tortura como método para obtener información por parte de la policía y los servicios de inteligencia.
- Se ha dirigido a Israel en un tono que hasta ahora no habíamos visto a ningún presidente norteamericano anterior.
- Ha creado un blog oficial para que los ciudadanos tengan acceso "directo" al equipo presidencial para, según palabras suyas, acabar con la opacidad porque "durante mucho tiempo ha habido demasiado secreto".
- etc
En fin: que nos dure.