jueves, 15 de noviembre de 2007

Cine sobre la antigua República Democrática Alemana



Anoche a las mismas horas en las que ahora escribo estas líneas estaba viendo una película en Baza, en el único cine que tengo cerca de donde vivo, a 50 km. Me gusta ver cine en una pantalla grande siempre que puedo y aproveché para ver la conocida "La vida de los otros", ganadora a principios de este año del premio Óscar a la mejor película en lengua no inglesa y que fue mal traducida en España, ya que el título original era "Sonata para un hombre nuevo". Como no me gusta "destripar" la trama de las películas por si alguien aún no la ha visto, tan sólo diré que es una magnífica cinta que gira en torno a varios personajes en la antigua RDA y que retrata de manera cruda hasta dónde podía llegar la Stasi, la polícia política de aquel país ahora desaparecido. Aparte de otras virtudes como la interpretación de sus actores protagonistas, lo que más me gustó es su excelente guión (de ahí que no desvele nada del argumento) de una profundidad en los personajes y en el desarrollo de la propia historia que hace pensar, y mucho, al espectador, incluso horas después de haberla visto. La imagen que pongo no es de la película si no de un "grafitti" del Muro de Berlín en el que se lo "montan" Breznev y Honecker, líderes de las extintas URSS y RDA respectivamente. Esta película me ha hecho pensar cómo se desconoce hoy día el pasado reciente, el de la Guerra Fría, el antagonismo entre los bloques capitalista y comunista y el miedo real que se tenía a la guerra nuclear (yo lo tenía de niño y adolescente con los Breznev, Andropov, Chernenko, Reagan y la Tatcher), como si hubieran pasado siglos, cuando no hace apenas 18 años que cayó el muro...

1 comentario:

camachuelotrompetero dijo...

Dos veces he visto ya esta película. Y en ambas ocasiones me ha encantado. Y es verdad que, además de sus cualidades cinematográficas, que son muchas, nos acerca a un mundo para nada lejano ni en el tiempo ni en la distancia: el de las gentes que vivían al otro lado del telón de acero.
Una historia reciente e importante, que yo también recuerdo bastante bien de mi adolescencia, que parece que a casi todos interesa mantener en el olvido. Sobre todo, a los nuevos gobernantes y ciudadanos de aquellas repúblicas, empeñados en pasar de puntillas por esos años, como si nunca hubieran existido.
Craso error, la historia está para recordarla y aprender de ella.